Subida al C1

//Subida al C1

Sin duda que la parte más espectacular del recorrido a los campos de altura en el trayecto a la cima del Everest, es la preciosa cascada de hielo del Khumbu.

Esa lengua glaciar de espectaculares bloques de hielo, que se alzan cual enormes fichas de domino perdiendo de vez en cuando el equilibrio y desplomándose pendiente abajo, lenta pero inexorablemente hacia el campo base.

Es un caótico laberinto en donde los heróes sherpas, llamados “doctores del hielo”, van descubriendo no sin peligro y no sin poco esfuerzo, el secreto del camino hacia el campo 1.

Es un lugar increíblemente bello, donde el silencio sepulcral solo se rompe de vez en cuando por el crujido del hielo milenario, deslizándose hacia abajo de manera lenta y pacifica, o rápida, violenta y por desgracia muy peligrosa. Por ello, es un lugar que solo quiero transitar si es posible dos veces, forzando al limite la aclimatación: Una primera para acostumbrar al cuerpo a la altura y una segunda para cuando vaya a cumbre.

Poco a poco, y sobre las 6.30 de la mañana, comienzo a sortear las enormes grietas flanqueadas por pequeñas y débiles escaleras de aluminio y los espectaculares muros y bloques de hielo, hasta donde la pendiente pierde su inclinación descubriendo, 4 horas más tarde, el campo 1 a 5900 m y el incríible valle del silencio, flanqueado por enormes muros de hielo a izquierda y derecha, desafiando las leyes de la gravedad.

La verdad es que he subido bastante cómodo y rápido para ser la primera vez y a penas estar aclimatado.

Os dejo con unas cuantas fotos de este primer recorrido y con la pregunta de… ¿Os podéis imaginar lo que supone transitar por este camino estando pendiente de hacer las fotos y buscar encuadres a la vez que avanzas?

Para estas fotos utilizo la OM-D E-M1 mkII y el M. Zuiko 7-14mm PRO f2.8

2018-05-10T12:15:51+00:00